Lactancia (5/12)- Lily

Lactancia (5/12)- Lily

Fuimos hasta Lomas de Angelopolis, en Puebla para la sesión de Lily, esta sesión fue especial para mi, a Ivanna y Matias los conocí en su sesión de recién nacidos ❤ y ahora que los vuelvo a ver ya casi cumplen el año <3, pensaba lo difícil que es amamantar a un bebé, con dos no me lo imagino, pero si se puede y ellos son una muestra de eso, cero biberones, Lactancia en tándem ❤

cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-1cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-2cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-3cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-4cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-5cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-6cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-7cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-8cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-9cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-10

Lactancia (4/12)- Rebeca

Lactancia (4/12)- Rebeca

Lactancia + Yoga

Desde que empecé a hacer fotos de lactancia vi montones de ideas, entre ellas una donde una mami amamantaba a su nena en una pose de Yoga, cuando me contacto Rebeca para su sesión le comente y pudimos hacer esta variación de poses, la verdad es que a la fecha es de mis sesiones favoritas ❤ una combinación entre lo natural que es amamantar y la calma que transmite el Yoga.

Estas son algunas de mis fotos favoritas y un texto para compartir entre mamás que amamantan 🙂

AMAMANTAR NO DUELE

Una de las creencias más arraigadas alrededor de la lactancia es que “dar de mamar, al principio, DUELE”. Incluso profesionales de la salud refuerzan este concepto cuando se encuentran con una reciente madre que les dice que al poner a su bebé al pecho siente dolor. “Y sí, al principio un poco duele, pero después pasa”. Sí, a veces pasa. Una mamá tiene suerte y lo que estaba ocasionando el dolor rápidamente se corrige de forma espontánea, y todo marcha bien.

Pero en muchos otros casos, esto no se resuelve solo y comienza una cascada de problemas. Porque un bebé que no está correctamente prendido al pecho, no solamente lastimará a su madre, sino que además no estará realizando un adecuado estímulo en el pecho. Esto resultará en una pobre ingesta de leche, tomas muy largas que agravan el dolor y una producción comprometida por ese estímulo ineficiente.

Cuando le decimos a una mamá que ese dolor es normal, que tiene que aguantarse hasta que pase, no estamos considerando los daños colaterales que esto podría desencadenar. Una mujer amamanta a su recién nacido un promedio de 10 veces en 24 horas. Lo que comenzó como dolor en la primera toma, en la tercera ya puede haberse transformado en una grieta, con todo lo que eso implica, desde un dolor muy acrecentado hasta una posible infección. ¿Es necesario? Por supuesto que no. Por eso trabajamos con cada mujer gestante y madre reciente para explicar una y otra vez que la lactancia NO DEBE DOLER. Que si duele, hay algo que necesita ser revisado y corregido.

A veces es simplemente una cuestión de cómo la mamá sostiene al bebé, de la forma en que le está ofreciendo el pecho a su hijo, lo cual puede ser modificado con facilidad. Otras veces se trata de una boca poco abierta que no permite lograr una prendida profunda. Ese bebé necesitará ser estimulado para abrirla en su máxima apertura posible y aprender que esa es la forma en que debe acoplarse al pecho. En otros casos, no es la prendida sino la succión la que causa los problemas. Una lengua mal posicionada o que realiza movimientos inadecuados puede provocar dolor y esto debe ser detectado y reeducado lo antes posible. También existen dificultades asociadas, por ejemplo, a la presencia de frenillos sublinguales cortos, que al restringir el rango de movimiento de la lengua, impiden un agarre efectivo y generan dolor en la mamá. Las problemáticas pueden ser diversas y por eso es tan importante una consulta temprana con un profesional idóneo que sepa de lactancia.

El pezón es un tejido muy elástico que se prolonga entre 3 y 5 cm dentro de la cavidad oral del bebé. El pezón debe atravesar toda la zona del paladar duro y llegar bien atrás, al que llamamos “Punto S”, que es la intersección entre el paladar duro y el paladar blando. Una vez ahí, el pezón estará rodeado por tejidos suaves: el paladar blando por arriba y la lengua por debajo. El pezón ubicado en ese lugar permite una toma sin dolor y placentera para la mamá, y se logra una transferencia de leche adecuada, a la vez que nos aseguramos que el estímulo esté siendo efectivo para retroalimentar la producción de leche.

Cuando el pezón se queda a mitad de camino dentro de la boca, es presionado por arriba contra el paladar duro, y es ahí cuando es traumatizado. Al terminar la toma vemos un pezón que sale deformado, aplanado, con forma de lápiz labial y frecuentemente con una línea que lo cruza, que en pocas tomas más seguramente se convertirá en una dolorosa grieta.

Es habitual escuchar consejos entre madres -y por parte de ciertos profesionales de la salud también- respecto del uso de pezoneras de silicona y cremas de caléndula (o lanolina, según el país donde estemos). Estos recursos por sí solos no resolverán un problema de agarre o de succión, aunque puedan ayudar a mitigar el dolor transitoriamente.

Por favor, no soportemos el dolor. La lactancia no debe doler. Podría eventualmente haber una mayor sensibilidad de los pezones durante los primeros días postparto. Pensemos que se trata de una piel muy sensible, que ha vivido cubierta por sostenes y ropa durante décadas y de pronto comienza a ser succionada con mucha frecuencia día y noche. Algunas mujeres no sienten ninguna incomodidad en ningún momento y otras sí experimentan esta sensibilidad especialmente en la primera semana postparto, pero luego ya no la sienten más. Es importante diferenciar sensibilidad de dolor. Si bien cada persona tiene un umbral de dolor distinto, una cosa es una irritación leve y otra cosa es dolor propiamente dicho. Ante la presencia de dolor, vale la pena consultar con una puericultora o consultora de lactancia que pueda evaluar una toma y ver si hay algo que no está funcionando del todo bien.

La lactancia debe ser una experiencia placentera para mamás y bebés. Creer que el dolor es parte natural de este acto fisiológico es un error que puede llevar a la desesperación, a que una mujer se sienta “mala madre” por no poder soportar un dolor “natural” y piense seriamente en abandonar la lactancia. Hemos visto mujeres llorar de dolor al poner a sus bebés al pecho. ¿En qué cabeza cabe? Pidan ayuda. Todas las díadas mamá-bebé tienen el derecho de disfrutar de una lactancia serena, gratificante y feliz.

TEXTO: DUÉRMETE HANNIBAL

Fotografías: Cristell Avila

cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-1cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-2cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-3cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-4cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-5cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-6cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-7

Lactancia (3/12)- Grace

Estamos contando los días para la semana mundial de la Lactancia Materna que mejor manera de celebrar que haciendo fotos 🙂

Me encanta poder expresar con fotografías lo que significa amamantar para mamis, teniamos planeado salir de la ciudad pero a últimamente mis planes no salen como quisiera, pero dejamos que el destino nos lleve de la mano, las fotos me encantaron y llegamos justamente al atardecer nuevamente les dejo un texto informativo y mis fotos favoritas 🙂

¿QUE PUEDO HACER PARA TENER MÁS LECHE?

Una mamá nos envía por privado las recomendaciones del pediatra Carlos Gonzales en su libro “MI NIÑO NO ME COME” en relación a esta pregunta. Lo compartimos:

“¿Y para qué diablos quiere usted tener más leche? ¿Piensa poner una tienda?

La preocupación de las madres por si tendrán suficiente leche es muy antigua: siglos atrás, cuando todo el mundo daba el pecho, ya había vírgenes y santos «especializados» en la buena leche, y hierbas y brebajes de sólido prestigio.

Tal vez este temor provenga del desconocimiento. La gente creía que la cantidad de leche dependía de la madre: habría madres con mucha leche y otras con poca leche; madres con buena leche y otras con mala leche.

En nuestro mundo acelerado hay cada vez más «mala leche», pero hoy sabemos que no es culpa de las madres. La cantidad de leche no depende de la madre, sino del hijo. Hay niños que maman mucho, y niños que maman poco, y la cantidad de leche será siempre, exactamente, la que el niño mama.

¿Exactamente? Pues sí. La producción de leche está regulada, minuto a minuto, por la cantidad que ha tomado su hijo en la mamada anterior. Si el bebé tenía mucha hambre y apuró hasta el final, la leche se fabricará a gran velocidad. Si, en cambio, la criatura estaba desganada y dejó el pecho a medias, la leche se fabricará despacito. Esto se ha demostrado mediante cuidadosas mediciones del aumento del volumen del pecho entre mamada y mamada.

Para que una madre tenga poca leche, es decir, menos de la que su hijo necesita, es preciso que se dé una de las siguientes situaciones:

1. Que el bebé no mame lo suficiente (por ejemplo, si está enfermo, o le han llenado la tripa con agua, suero glucosado o hierbas, o le han dado biberones).

2. Que el bebé mame, pero mal (por ejemplo, si coloca la lengua mal porque se ha acostumbrado a chupetes y biberones, o si está débil porque ha perdido mucho peso, o tiene un problema neurológico).

3. Que al bebé no le dejen mamar, porque intentan darle según un

horario, o entretenerlo con un chupete cuando pide el pecho.

Fuera de estos tres casos (y de alguna enfermedad rara, de las que hay una entre varios miles), todas las madres tendrán exactamente la leche que su hijo necesita.

Por tanto, ante la pregunta «qué hago para tener más leche», lo primero es comprobar si realmente hay un problema (si el niño está perdiendo peso o ganando muy poco). Se tratará entonces de alguno de los tres casos anteriores o de una mezcla de los tres, y habrá que ponerle remedio. Si el bebé está enfermo, averiguar qué tiene y tratarlo. Si está tan débil que no puede mamar, sacarse la leche y dársela por otro método. Si le estaban dando agua o chupete, dejar de dárselos. Si tomaba biberones, quitárselos también (de golpe si era poco, o gradualmente en unos días si eran muchos). Si no mamaba en buena postura, colocarlo bien para que vuelva a aprender. Encontrará muy útil la ayuda de un grupo de madres, como la Liga de la Leche o Vía Láctea.

Hay docenas de grupos de apoyo a la lactancia en toda España, encontrará una lista actualizada en: www.albalactanciamaterna.org

Pero hay muchísimos casos en que la madre cree, por algún motivo, que no tiene (suficiente) leche, y se equivoca.

Algunos de los falsos «síntomas» de falta de leche pueden ser:

—El niño llora.

—El niño no llora.

—El bebé pide antes de las tres horas.

—El bebé pide después de las tres horas.

—El bebé tarda más de diez minutos en mamar.

—El bebé mama en cinco minutos y no quiere más.

—El bebé mama por la noche.

—El bebé no mama por la noche.

—Mi madre tampoco tuvo leche.

—Mi madre sí que tenía leche.

—Los pechos están muy llenos.

—Los pechos están muy vacíos.

—Tengo los pechos demasiado pequeños.

—Tengo los pechos demasiado grandes.

—Es que no tengo pezón.

—Es que tengo tres pezones. (¿Se ha reído? Pues muchas madres dicen muy serias que «no tienen pezón», y le aseguro que es mucho más fácil tener tres pezones que ninguno.)

Preocupada por cualquiera de estos síntomas, la madre decide hacer algo para tener más leche. Si se decide por algo inútil pero inofensivo, como comer almendras o encenderle una velita a san Antonio, probablemente no pasará nada malo, y hasta es posible que la fe haga pensar a la madre que sí que le ha aumentado la leche, y todos contentos.

Pero a veces la madre intenta hacer algo que sí funciona, o que al

menos puede funcionar. Y, en estos casos, los consejos de gente que sabe algo sobre lactancia materna pueden ser aún más nefastos que los de quienes no saben nada.

cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-1cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-2cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-3cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-4cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-5cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-6cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-7cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-8cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-9cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-10cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-11cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-12cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-13

Lactancia (2/12)- Cristina

Lactancia (2/12)- Cristina

Seguimos con el proyecto de fotos de lactancia (esta es nuestra segunda sesión) si gustan información o algún tema en especial me envian inbox y me pongo a investigar, este proyecto es para apoyarles con información confiable y así (si ustedes lo desean) dar pecho hasta que su bebé quiera ❤

Salimos de la Ciudad para hacer algunas fotos, juro que todo el camino venía pegado a la teta, empezamos la sesión y ya estaba que no quería jaja casualmente me ha pasado lo mismo en otras ocasiones, el lugar no fue lo que esperábamos, pero Nico era pura risa ❤ y con eso me hizo el día. Les comparto un texto bellísimo y las fotos que hicimos ❤

¿POR QUÉ DOY DE MAMAR?

Yo no doy de mamar porque lo recomiende la OMS, ni porque sea lo mejor para mí, ni para prevenir la osteoporosis, ni en su momento porque quisiera evitar la depresión post-parto, ni para que mi bebé esté más sano que otros o prevenga ciertas enfermedades en el futuro.

Yo no doy de mamar para oponerme a las hermanas que dan biberón, ni para ganarle ninguna batalla a la leche de fórmula, ni porque sea una moda o no esté de moda y me guste ir a la contra.

Yo doy de mamar porque desde que te concebí estoy enamorada de ti, porque meses después de tú nacimiento sigo sin encontrar otra manera más hermosa de decirte que te quiero, que estoy aquí para ti cada vez que me necesites.

Yo doy de mamar porque me da la gana, porque me sale de la teta, porque me parece una simbiosis increíble la que hemos logrado, porque jamás me sentí más productiva, ni más nutritiva, ni más receptiva, ni más recíproca, ni más tuya, ni más mía.

Yo doy de mamar porque me hace feliz, porque te hace feliz, porque me permite bailar contigo en la quietud del atardecer, en la penumbra de la primera hora del día, bajo la rabiosa energía de la luz del sol o en el cobijo de la Sombra (la real y la propia).

Yo doy de mamar porque la naturaleza está ahí, porque no necesito controlar nada, porque me permite reencontrarme con generaciones de mujeres dentro y fuera de mi familia, porque estoy re-naciendo y es tan hermoso.

Yo doy de mamar porque es algo vital, mágico, irrepetible, porque no ha sido un camino fácil pero ha valido la pena, porque hemos aprendido mucho juntas: yo de ti y tú de mí.

Yo doy de mamar porque soy tenaz, testaruda, cabezota, perseverante, capaz, porque soy lúbrica e intuitiva, porque con mi leche te trasmito la energía femenina que va de madres a hijas de generación en generación: el río de la vida.

Yo doy de mamar porque existen las jeringas y los sacaleches y los cirujanos expertos en frenillos submucosos y los antibióticos y los probióticos y las IBCLCs y la fuerza del grupo… y una voz amiga detrás de un teléfono, gràcies maca.

Yo doy de mamar porque hay un hombre que completa el triángulo, un gran padre que no tiene celos, un compañero de vida que apoyó mi decisión cuando fue cuestionada, que ha comprendido, que ha otorgado, que ha sido mi hombro en los momentos bajos, mi Dj, mi “amo de casa”, mi cocinero, mi enamorado, nuestro proveedor de Futuro.

Yo doy de mamar porque existe el Jazz, el Blues, porque mis senos han fluido durante horas escuchando la aguja arañar el vinilo, porque Ladies Sings the Blues, porque amo la noche y dormirte cada día al pecho es un gustazo y no una rutina.

Yo doy de mamar porque mis tetas son hermosas, increíbles, invencibles, porque no tienen vergüenza alguna de amamantarte libremente cuando lo necesites, estén donde estén.

Yo doy de mamar porque cada vez que me buscas en el lecho me siento tan loba, tan fuerte, tan mujer, tan madre, tan libre, tan yo…

Gracias por existir hijo mío, por lucharte el inicio de esta lactancia junto a mí, por disfrutarla, por seguir haciendo posible tanta felicidad, te amo, estoy aquí, estás aquí… ahí fuera, el mundo a nuestro alrededor, gira, gira.

cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-1cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-2cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-3cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-5cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-6cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-7cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-8cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-9cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-10cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-11cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-20cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-21

Lactancia- Personal 1/12

Lactancia- Personal 1/12

Me propuse a realizar un libro de Lactancia este año, he buscado locaciones y tengo varias ideas en mente, nadie sabe lo difícil que es la lactancia más que una madre, te encuentras con tantas contrariedades desde el nacimiento de tu bebé, enfermeras que constantemente te llenan la cabeza de ideas de que tu leche no es suficiente, infinidad de pediatras recomendandote fórmula por si no se llena, llegas a la maternidad llena de ideas y mitos erroneos en cuanto a lactancia se trata y durante este proyecto voy a irles compartiendo muchos textos para apoyarse en este tema, y pues empezamos aquí ❤

“El amamantamiento reafirma el poder que la mujer tiene de controlar su propio cuerpo, desafía el modelo médico de dominación masculina y los intereses empresarios que promueven el consumo en la crianza y el biberón”.

cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-1cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-2

DSC_9282 copiacristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-4cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-5cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-6cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-7cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-8cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-9cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-14cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-15cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-17cristell-avila-fotografia-de-lactancia-villahermosa-tabasco-puebla-mexico-18

Especial- Lactancia Materna

Especial- Lactancia Materna

101 Razones para amamantar:

1. Lo disfruto.
2. Él lo disfruta.
3. No debería ser una opción.
4. Es lo normal.
5. Es cómodo.
6. Es limpio.
7. Es fácil.
8. Es práctico.
9. Es saludable.
10. Es gratuito.
11. Es ecológico.
12. Es relajante.
13. Es su derecho.
14. Es mi derecho.
15. Es un logro.
16. Es hermoso.
17. Es agradable y dulce.
18. Es un acto de amor.
19. Es bueno para mi autoestima.
20. Es lo indicado por la naturaleza.
21. Es una manifestación de la perfección de la naturaleza en mí.
22. Es lo indicado por la comunidad médica.
23. Es inteligente hacerlo.
24. Es uno de los mejores regalos que le puedo dar.
25. Es lo más sano del mundo.
26. Es el alimento ideal para un bebé.
27. Es un alimento vivo.
28. Es tan perfecto como alimento que evoluciona a la par con su “consumidor”.
29. Es tranquilizador saber que siempre tengo leche.
30. Es algo íntimo e indescriptible que sólo tú puedes vivir con tu bebé.
31. Es como una bienvenida cuando entras a la cama estando dormido tu bebé y se gira y te abre la piyama y se engancha, aún dormido.
32. Es halagador: Sam ama el chocolate negro, pero si lo pones a elegir entre chocolate y teta, prefiere teta.
33. Es la representación de la sabiduría y de la capacidad de mi cuerpo de seguir supliendo las necesidades de mi hjo luego de haberlo gestado y parido.
34. Los recién nacidos se han alimentado de esta manera por millones de años.
35. Se lo dicta su instinto.
36. Me lo dicta mi instinto.
37. Ayuda a evitar la depresión postparto. En caso de que se presente, la disminuye y contribuye a superarla más rápidamente.
38. Nada se compara con verlo dormirse en la teta.
39. Nada se compara a ver a tu hijo recién salido de tu vientre trepar sobre tu pecho y engancharse solito. Nada.
40. No hay nada como besarle las manitos mientrs le doy teta y que sonría con el pezón en la boca.
41. No hay nada más tierno que ver una gota de leche chorrear por su mejilla cuando se duerme y suelta la teta sin haber tragado.
42. Mi abuela tiene razón: las miradas que te regala un hijo mientras lo amamantas son las más dulces del mundo.
43. Hace una cara hermosa, con los cachetes inflados y los labios prensados cuando suelta la teta dormido.
44. Ayuda a segregar oxitocina natural durante el parto, lo cual genera más contracciones y ayuda a expulsar naturalmente la placenta.
45. Le ayuda a dormir.
46. Me ayuda a dormir.
47. Ayuda a evitar la diábetes infantil.
48. Ayuda a adelgazar durante el postparto (aunque en mi caso subí 10 kg durante el embarazo, y salí del hospital a los 2 días de parida con los mismos 10kg menos).
49. Al contraer el útero durante el puerperio, ayuda a que recupere su tamaño anterior.
50. Transmite anticuerpos de la madre hacia el lactante.
51. Lo ayuda a crecer sano y fuerte.
52. Ayuda a que se nos pasen más rápido las rabietas a ambos.
53. Nos ayuda a compartir gustos culinarios al tomar la leche materna un sabor diferente acorde con la dieta de la madre.
54. Me protege contra el cáncer de mama.
55. Le alivia cualquier malestar.
56. Nada calma tan rápido al bebé cuando está nervioso o disgustado.
57. Me calma cuando ya no doy más.
58. Me obliga a descansar un rato de las mil cosas que hago en el día.
59. Le protege contra las diarreas.
60. Le protege contra el asma.
61. Le protege contra la obesidad, tanto infantil como en la edad adulta.
62. Evita el riesgo de enfermedades respiratorias.
63. Evita el riesgo de alergias.
64. Evita la muerte súbita del recién nacido.
65. Me protege contra el cáncer de ovarios.
66. Lo nutre tanto física como emocionalmente.
67. Le da bienestar.
68. Me da bienestar.
69. El bebé amamantado es más sociable.
70. El bebé amamantado es más alerto.
71. Siempre está disponible.
72. No requiere preparación.
73. No necesitamos de ninguna indumentaria. Yo abro mi blusa, mi bebé abre la boca, y ya está.
74. Si nos da gripe, y mi bebé está amamantando, le paso mis defensas.
75. Lo protege inmunológicamente.
76. Se siente genial superar los obstáculos y seguir adelante.
77. Es la prolongacion del cordon umbilical y la naturaleza es tan sabia que, aún aquellas mamás que son del corazón, (adoptivas) tienen la posibilidad de extender ese cordon al lograr una lactancia inducida .
78. Nos conecta y reconecta luego de pasar un rato separados, es su manera de decir “mamá te extrañé”.
79. Me apetece.
80. Le apetece.
81. Una de las primeras palabras de mi bebé fue “abú” (boobie, para pedir teta en inglés).
82. Sacarse leche con un extractor (aunque a veces se hace indispensable, y es mil veces mejor que darle fórmula) es fastidioso.
83. Puedo hacerlo.
84. Quiero hacerlo.
85. Lo hace sentir amado.
86. Me hace sentir amada.
87. Me hace sentir necesaria.
88. Me hace sentir indispensable.
89. Me hace sentir irreemplazable.
90. Gracias a la lactancia materna, tardé un año en volver a tener la menstruación luego del parto
91. Como retrasa la reaparición de la regla, no volví a tener anemia ferropénica (como tuve antes y durante el embarazo), aún sin tomar suplementos de hierro (los paré por órden de mi médico de cabecera).
92. Pasé de una copa B a una copa D
93. Promueve su independencia, contrario a lo que piensa mucha gente.
94. Gracias a la lactancia, mi bebé se enferma poquísimo.
95. Cuando se enferma, se recupera muy rápidamente.
96. Cuando se enferma, no se deshidrata porque toma mucha teta.
97. Cuando no le apetece comer sólidos, estoy tranquila de que ha recibido suficientes nutrientes (ya tiene 23 meses).
98. Cuando he tenido grietas o dolor, Sam pone su mejilla en la teta, la abraza y le dice “hug boobie” (te abrazo, teta), “it’s gonna pass” (ya va a pasar), “make it all better” (todo va a mejorar), “love you very much” (te amo mucho), “nurse softly” (amamantar suavemente)… ¿Quién se resiste así?
99. Lo hace feliz.
100. Me hace feliz.
101. Ver a las dos personas a quien más amas unidas tan felizmente, no tiene precio, y hace feliz a papá también.

Fotografía Cristell Avila​
Fuente: http://www.amormaternal.com/2010/05/lactancia-materna-101-razones-para.html#ixzz3dxuF8vqy

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-1

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-5cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-8cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-9

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-11

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-16

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-17

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-20

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-23

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-24

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-26

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-28

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-29

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-30

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-32

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-33

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-34

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-36

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-37

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-38

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-40

Especial- Lactancia y Crianza con apego

Especial- Lactancia y Crianza con apego

LO BELLO DE NUTRIR Y AMAR

Para las que miraron con extrañeza la boca de su hijo en su pecho por primera vez..

Para las que lloraron de dolor en sus pezones…

Para las que sintieron mil agujas en los pechos…

Para las que sintieron la tensión y los pechos colmados…

Para las que sintieron desde sus axilas como una ola intensa las abrazaba..

Para las que vieron en la boca de su hijo vías lácteas amarillas, blancas y rojas..

Paras las que los primeros días entraron en un tiempo sin tiempo y estuvieron con el bebé día y noche al pecho…

Para las que sintieron que habían nacido solo para ello…

Para las que sintieron impotencia y desesperación esos momentos…

Para las que sintieron poco cobijo en la inmensidad de los pechos llenos y un niño llorando…

Para las que no sabían cómo enganchar a su hijo en su pecho para que siguiera alimentándose…

Para las que comenzaron a recibir consejos desafortunados…

Para las que recibieron diagnósticos desgarradores y se sintieron inútiles…

Para las que llorar y amamantar fue una constante…

Para las que tuvieron que enfrentar sus sentimientos con los cálculos pediátricos…

Para las que no tuvieron más remedio que creer que su leche era aguada, que no alimentaba…

Para las que no creyeron que su leche no alimentaba…

Para las que tuvieron que comprar una mamadera y leche en polvo con resignación y dolor…

Para las que compraron la mamadera y leche en polvo resueltas y seguras…

Para las que lucharon con los consejos y con tozudez siguieron con lo que les dictaba el corazón…

Para las que la lucha con los consejos fue demasiado cruenta y tiraron la toalla…

Para las que dieron teta por poco tiempo…

Para las que no dieron teta…

Para las que supieron conciliar entre los diagnósticos de bajo peso y mantuvieron una lactancia mixta…

Para las que dieron la lucha, y pronto se enfrentaron a su realidad laboral…

Para las que lloraron cuando tuvieron que volver a trabajar…

Para las que sintieron desangrarse cuando su hijo no quería aceptar el chupete plástico mientras ellas trabajaban…

Para las que llegaban corriendo a casa por la tarde y ofrecían a su hijo sus pechos por horas durante la noche…

Para las que siguieron llorando en sus lactancias…

Para las que tuvieron que sacarse leche en un baño…

Para las que no pudieron sacarse leche en un baño…

Para las que dieron teta por las noches durante años…

Para las que después de años siguen dando teta…

Para las que no estuvieron embarazadas y alimentan a sus hijos con todo el amor que tienen en las entrañas…

Para las que han hecho caso omiso de las recomendaciones y los malos presagios para sus hijos por ser poco independientes…

Para las que no creen en las exigencias actuales de vanidad que sacramentan sus pechos…

Para las que no se asustan por los diagnósticos terribles en torno a su salud por seguir dando teta a sus hijos de 1 o 2 o 3 o 4 o 5 años o más…

Para las que se horrorizan por ver como otras amamantan pasados los 2 años…

Para las que han respetado sus tiempos y los de sus hijos y han destetado o mantenido la lactancia de acuerdo a los ritmos de la diada mamá-hijo…

Para las que destetaron por cansancio…

Para las que les dolió en el alma destetar por hacer caso a agentes externos…

Para las que destetaron y se sintieron felices…

Para las que destetaron y se sintieron tristes…

Para muchas más…

Lo bello es amar y admirar la naturaleza que sigue su curso en nuestro interior, en nuestro corazón, con su líquido lácteo y alegre inundando la boca de los niños. Mujeres! ustedes han pasado por los mejores momentos de sus vidas, porque la vida misma les ha regalado la epifanía de ser madres, la suerte más grande que puede tener una mujer que ha decidido ser consciente del proceso maravilloso que es gestar y criar.

El nutrir un bebé es una experiencia iluminadora y que en los días que corren no es algo fácil, una experiencia única que nos permite desarrollar las más altas cualidades que podemos tener los seres humanos: la paciencia, la compasión, la tolerancia, el autoconocimiento y la capacidad de sanar, e ir más allá de nosotras mismas, de crecer.

Han tenido la oportunidad grandiosa de llenar por completo un espacio vacío que lleva el alma, y lo han hecho de la mejor forma, de acuerdo a las circunstancias y a lo que ha dictado su alma. La nutrición más grande que pueden dar a sus hijos es la lactancia, sea esta física o energética, una lactancia consciente que nutre no solo a sus hijos, si no a ustedes mismas y al universo entero. Las posibilidades de poder llenar físicamente los pechos de leche muchas veces, dada la poderosa corriente que nos lleva hacia el artificio hoy, es una lucha complicada. Sin embargo, en la plenitud de nuestro sentimiento materno, la cascada láctea que llevamos dentro como mujeres y madres, se llama AMOR, y esa leche es totalmente a prueba de consejos, ideas preconcebidas, descalificaciones y condicionamientos. Es esta plenitud, espléndida flor de amor, la que nos ha llevado a todas a amamantar de mil modos, de nutrirlos con afecto, alimento y calor. Este tesoro escondido lo llevamos dentro generosamente colmando abundantemente corazones y alma, iluminando vidas como una verdadera lámpara láctea.

Y seguimos amando…

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-1

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-2

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-3

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-5

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-6

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-7

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-10

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-11

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-14

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-18

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-19

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-20

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-21

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-22

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-23

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-24

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-25

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-26

cristell-avila-fotografia-de-familia-lactancia-materna-villahermosa-tabasco-mexico-29