Lactancia (4/12)- Rebeca

Lactancia + Yoga

Desde que empecé a hacer fotos de lactancia vi montones de ideas, entre ellas una donde una mami amamantaba a su nena en una pose de Yoga, cuando me contacto Rebeca para su sesión le comente y pudimos hacer esta variación de poses, la verdad es que a la fecha es de mis sesiones favoritas ❤ una combinación entre lo natural que es amamantar y la calma que transmite el Yoga.

Estas son algunas de mis fotos favoritas y un texto para compartir entre mamás que amamantan 🙂

AMAMANTAR NO DUELE

Una de las creencias más arraigadas alrededor de la lactancia es que “dar de mamar, al principio, DUELE”. Incluso profesionales de la salud refuerzan este concepto cuando se encuentran con una reciente madre que les dice que al poner a su bebé al pecho siente dolor. “Y sí, al principio un poco duele, pero después pasa”. Sí, a veces pasa. Una mamá tiene suerte y lo que estaba ocasionando el dolor rápidamente se corrige de forma espontánea, y todo marcha bien.

Pero en muchos otros casos, esto no se resuelve solo y comienza una cascada de problemas. Porque un bebé que no está correctamente prendido al pecho, no solamente lastimará a su madre, sino que además no estará realizando un adecuado estímulo en el pecho. Esto resultará en una pobre ingesta de leche, tomas muy largas que agravan el dolor y una producción comprometida por ese estímulo ineficiente.

Cuando le decimos a una mamá que ese dolor es normal, que tiene que aguantarse hasta que pase, no estamos considerando los daños colaterales que esto podría desencadenar. Una mujer amamanta a su recién nacido un promedio de 10 veces en 24 horas. Lo que comenzó como dolor en la primera toma, en la tercera ya puede haberse transformado en una grieta, con todo lo que eso implica, desde un dolor muy acrecentado hasta una posible infección. ¿Es necesario? Por supuesto que no. Por eso trabajamos con cada mujer gestante y madre reciente para explicar una y otra vez que la lactancia NO DEBE DOLER. Que si duele, hay algo que necesita ser revisado y corregido.

A veces es simplemente una cuestión de cómo la mamá sostiene al bebé, de la forma en que le está ofreciendo el pecho a su hijo, lo cual puede ser modificado con facilidad. Otras veces se trata de una boca poco abierta que no permite lograr una prendida profunda. Ese bebé necesitará ser estimulado para abrirla en su máxima apertura posible y aprender que esa es la forma en que debe acoplarse al pecho. En otros casos, no es la prendida sino la succión la que causa los problemas. Una lengua mal posicionada o que realiza movimientos inadecuados puede provocar dolor y esto debe ser detectado y reeducado lo antes posible. También existen dificultades asociadas, por ejemplo, a la presencia de frenillos sublinguales cortos, que al restringir el rango de movimiento de la lengua, impiden un agarre efectivo y generan dolor en la mamá. Las problemáticas pueden ser diversas y por eso es tan importante una consulta temprana con un profesional idóneo que sepa de lactancia.

El pezón es un tejido muy elástico que se prolonga entre 3 y 5 cm dentro de la cavidad oral del bebé. El pezón debe atravesar toda la zona del paladar duro y llegar bien atrás, al que llamamos “Punto S”, que es la intersección entre el paladar duro y el paladar blando. Una vez ahí, el pezón estará rodeado por tejidos suaves: el paladar blando por arriba y la lengua por debajo. El pezón ubicado en ese lugar permite una toma sin dolor y placentera para la mamá, y se logra una transferencia de leche adecuada, a la vez que nos aseguramos que el estímulo esté siendo efectivo para retroalimentar la producción de leche.

Cuando el pezón se queda a mitad de camino dentro de la boca, es presionado por arriba contra el paladar duro, y es ahí cuando es traumatizado. Al terminar la toma vemos un pezón que sale deformado, aplanado, con forma de lápiz labial y frecuentemente con una línea que lo cruza, que en pocas tomas más seguramente se convertirá en una dolorosa grieta.

Es habitual escuchar consejos entre madres -y por parte de ciertos profesionales de la salud también- respecto del uso de pezoneras de silicona y cremas de caléndula (o lanolina, según el país donde estemos). Estos recursos por sí solos no resolverán un problema de agarre o de succión, aunque puedan ayudar a mitigar el dolor transitoriamente.

Por favor, no soportemos el dolor. La lactancia no debe doler. Podría eventualmente haber una mayor sensibilidad de los pezones durante los primeros días postparto. Pensemos que se trata de una piel muy sensible, que ha vivido cubierta por sostenes y ropa durante décadas y de pronto comienza a ser succionada con mucha frecuencia día y noche. Algunas mujeres no sienten ninguna incomodidad en ningún momento y otras sí experimentan esta sensibilidad especialmente en la primera semana postparto, pero luego ya no la sienten más. Es importante diferenciar sensibilidad de dolor. Si bien cada persona tiene un umbral de dolor distinto, una cosa es una irritación leve y otra cosa es dolor propiamente dicho. Ante la presencia de dolor, vale la pena consultar con una puericultora o consultora de lactancia que pueda evaluar una toma y ver si hay algo que no está funcionando del todo bien.

La lactancia debe ser una experiencia placentera para mamás y bebés. Creer que el dolor es parte natural de este acto fisiológico es un error que puede llevar a la desesperación, a que una mujer se sienta “mala madre” por no poder soportar un dolor “natural” y piense seriamente en abandonar la lactancia. Hemos visto mujeres llorar de dolor al poner a sus bebés al pecho. ¿En qué cabeza cabe? Pidan ayuda. Todas las díadas mamá-bebé tienen el derecho de disfrutar de una lactancia serena, gratificante y feliz.

TEXTO: DUÉRMETE HANNIBAL

Fotografías: Cristell Avila

cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-1cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-2cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-3cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-4cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-5cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-6cristell-avila-fotografia-lactancia-villahermosa-tabasco-mexico-7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s